Más allá de mi

Te siento al otro lado de mis costillas, donde los mares abandonan su sal. Enumeras la luz que abarca la vida.

Quiero ser arena, brizna al viento.

Me pienso a lo lejos y sólo encuentro futuro, el futuro y esta ahora que me abre por dentro, mi niño.

¿Sabes dónde comienza el parto de mis caderas?

Quiero ser arena, brizna al viento y besarte la piel al paso de tu sueño.

Versos a Asiel, sexta parte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *