El inventario de los sueños perdidos

Parece que ha llegado ese día

que pretendía ocultarme,

ese momento que despisté

con el engaño diario de un enamorado.

 

Poco a poco los sueños se posan,

como motas de polvo,

en unas habitaciones cerradas al tiempo,

donde el silencio es el sonido del recuerdo.

 

Unas estancias amuralladas de fotografías,

de intenciones y proyectos… de revoluciones,

de creencias, de dedicatorias que envejecen

en las hojas de esos libros que prometían historias.

 

Una vez cierras la puerta, quedan atrás

aullidos, devociones, olores, saliva, el sudor

de la impaciencia de los cuerpos, la sutileza de la compañía…

para dejar paso a esa, a veces, estúpida inquilina… la nostalgia.

 

Cuando comprendes que la nostalgia

tan sólo rellena el hueco de su sonrisa,

cuando entiendes que aquella mantiene a salvo

los aullidos, las devociones, los olores… encerrados….

 

sabes que toca la despedida de todo ese universo

que crea el amor cuando muere.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *