A veces, un silencio

A veces un silencio

me cruza los dientes,

dejando un vacío

que me abre costuras.

A piel abierta

los sonidos se cierran,

dejándome rebosar

a un indistinto espacio;

donde me pienso

lejano de ti.

En una tregua pactada

entre mis sueños

y mis realidades.

Los brazos se hunden

a lados distantes,

como si mis partes

fuesen un puzzle

sin solución y mi voz

una vela al viento.

Realmente no siento

que haya un hogar

para mis caladas

de las medias noches.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *