A veces, no siento

A veces, no siento,

me quedo en estado suspendido

en simulación de latido

con la boca en estado de sitio.

A veces, no sueño,

tan sólo me derramo en

un racimo de pasos sin sentido

en inconsciencia de abstracción sugerida.

A veces, me olvido

y me nazco en experiencias

que nunca me conté

en cuero lechoso a los ojos de un sol.

A veces, respiro,

en vientos que nunca se extinguen

o, al menos, eso me dicen mis dedos

cuando los vuelan a modo de flechas.

A veces, tan sólo a veces,

me alargo como sombra de mástil

cruzando luciérnagas de polvo

en tierra de nadie.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *