Y mientras tanto se desplomaban las sombras

Y mientras tanto se desplomaban las sombras

y marcaban la desconcertante dirección

de un abismo conocido, el hábito.

 

Para nuestro asombro

el cielo se abría en blanco lienzo

y dejaba pendiente el dibujo de un destino,

que se había perdido en el horizonte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *