Mi piel en aullido

Va de adicciones

de mi piel en aullido

de besos troquelados

en memorias de cuero.

 

Dedos al abordaje

de arenas antiguas

que me laten en fauces,

que curvan cielos.

 

Bosques encantados

que enrojecen venas,

que liberan mi boca

de labios sin nombres;

panza de crisol iluminando

bostezos de una legión

de luciérnagas.

 

Y vuelvo a latir

y me llueven raíces

que cantan mi aire

y abrazan árboles.

 

Crepitan vientres de madera

al sol de deriva,

costillas y ramas que

dibujan viento lleno

de mensajes en barco de sueño.

Y mis uñas dibujan mi bestia

a golpe de lengua.

 

Y se hace un silencio

que me desborda en sonidos,

que me llena de barro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *