Frontera

Hay un susurro que deambula en nuestra frontera. Un ritual de peces que encuentran en mis manos de tierra las respuestas a tus noches de oleaje. Hemisferios, el otro lado de las cosas, vidas errantes, principios que albergan principios. Yo siempre miro al sur. Tú muestras el norte confinado de mi memoria. Expediciones, compases, kilómetros desechables cuando hablamos de la vida soterrada de las palabras. Aquí sólo habita el corazón de los dedos. El sol naciente de las explicaciones espontáneas. Mírate. Confabulas con tu bóveda de sueños. Mírame. Soy el principio de este lado. La otra mejilla de nuestra búsqueda de cielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *