El otro extremo

Una emoción, un torrente de voces y espacios terrosos.

Fabulaciones, confabulaciones.

El universo se filtra en la piel de la naranja. Te pienso en el otro extremo de la raíz de mi latido. La luz, mi afluente en los párpados de esta memoria que siempre vuelve a mi, que siempre te trae.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *