Noche habitada de luciérnagas

Más allá de toda esta osamenta, de afluentes repletos de saliva, de esta hambre de noche habitada de luciérnagas; estoy yo.

Este cielo que cierra la tarde y me sueña en sotavento oceánico.

Ya no puedes verme. Sólo respirarme en este salitre que se vierte en la arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *